Sobre el turismo vivencial

El turismo vivencial ha pasado de ser una tendencia del turismo a una nueva categoría en el sector.

Se trata de un “turismo de inmersión”, dirigido a los nuevos viajeros que quieren experimentar un país, una ciudad o un territorio en particular. Viajeros que buscan una conexión a la historia y patrimonio local y, en resumen, una inmersión con la comunidad local para conocer su cultura y tradiciones. La categoría de turismo también evoluciona sobre una conceptualización en segmentos como la educación vivencial, el medio vivencial o marketing vivencial.

El turismo vivencial debe ser auténtico y sin aditivos, y debe aparecer en todo el viaje, en la gastronomía de proximidad con las recetas de siempre, en el conocimiento del patrimonio natural y cultural, y especialmente en la atención recibida en el alojamiento, ya que es allí donde empieza la experiencia del viaje. Aún así, siempre será la inmersión con la gente local lo que hará de ese viaje un momento único y memorable.

El objetivo del viajero es comprender más profundamente la cultura, la población y la historia del destino elegido. Una conexión que va más allá de visitarlo y hacer algunas fotografías. A través de los anfitriones locales, los lugareños son quienes consiguen que el viajero experimente el destino desde una perspectiva única y singular. La figura del anfitrión puede ser un amigo, el propietario del alojamiento o el alcalde del municipio. Contra mayor es la inmersión, mayores serán las posibilidades de que el viajero vuelva y de que sea un embajador en su entorno.

User comments

User comments

experiencias, inmersión local, turismo, viajes